Sostenibilidad

Mi visión de la Lactancia Materna

Hace casi 16 meses que soy una mamá lactante. Cuando estaba embarazada te´nía claro que quería dar teta a mi hijo pero lo cierto es que no tenía ninguna espectativa, estaba abierta a todo lo que pudiera pasar.

No me leí ningún libro pero si que tenía a mano el teléfono de una buena asesora de lactancia, podrían pasar muchas cosas y pensé que lo mejor era tener asesoramiento especializado en caso de haber complicaciones.

No fue así, Mateo nada más llegar a este mundo trepó sobre mi cuerpo hasta llegar al que sería su alimento exclusivo durante 6 meses (en ese momento yo eso no lo sabía). Al principio los dos novatos, era todo un poco prueba error, las enfermeras me explicaban, yo ponía toda mi atención y aún así sentí que sólo el practicar mucho determinaría que saliera bien.

Esos primeros días experimenté principalmente dos sentimientos, felicidad pero a la vez inseguridad. Ver a ese ser tan pequeñito, que dependa unicamente de ti y no saber si de verdad está comiendo bien o no. Pero gracias al apoyo del papa, amigas lactantes y la pediatra todo fue fluyendo y estableciendose.

Durante los primero seis meses de vida de Mateo este fue su´ único alimento. Yo lo llevé bastante bien, el estar en casa se hacía todo muy fácil. Todo se complicó cuando en septiembre tuve que incorporarme a mi puesto de trabajo. Mateo tenía 5 meses y aún quedaba un mes para poder comenar con la alimetnación complentaria. Ya llevamos un mes creando nuestro banco de leche materna pero ahora tocaba estar pegada al sacaleches mañana, tarde y noche para poder garantizar durante ese mes el alimento suficiente.

Fue el peor mes, primero porque me costó separarme de él, llevamos 5 meses juntos las 24 horas, segundo porque me incorporaba a mi puesto de trabajo y me sentía como una novata y tercero por la presión de tener garantizar el alimento desde la distancia.

Desde que Mateo probó su primer bocado de comida, creo que no pasó una semana hasta que limpié bien el sacaleches y lo devolví. Sentí de las mayores liberaciones.

Por eso no puedo evitar gritar al mundo: ¡MAS MESES DE BAJA MATERNAL YA! 

Estoy muy contenta que la baja paternal se haya alargado hasta igualar con la maternal, sin duda el padre es un figura clave en todos los sentidos. Pero si queremos que la lactancia materna sea exitosa hasta mínimo los 6 meses (que es lo que recomienda la OMS) las familias necesitamos más tiempo con nuestro bebé.

Resul´tó que a Mateo le encantó la comida y lo deboraba todo, la teta quedó un poco en segundo plano, para mi fue en parte una gran liberación. Pero desde que llegamos a casa, es su alimento preferido y por las noches es su sustento tanto emocional como de alimento. Y en etapas complicadas, como dientes, picos de crecimiento la lactancia ha sido sin duda la protagonista.

Durante la última etapa que he vivido de lactancia, tengo que decir que sigo inmensamente feliz pero que por otro lado a veces se hace cuesta arriba. Las llamadas luces y sombras de la lactancia son una realidad.

Quz´ás en muchas ocaciones pienso, si no tuviera la teta quizás esto sería mas llevaero, nunca lo sabré. Pero una cosa si te puedo decir, cada familia, cada bebé, cada mamá tiene sus circunstancia.

Tenemos muchas herramientas a nuestro alcance, y en mi opinión tenemos que usarlas todas si fuera necesario. Porque el bienestar tanto del niño como de la mama y en general de la famlia es lo más importante. Por eso cuando a una mami se le hace demaciado cuesta arriba la lactancia en mi opinión debemos apoyar y no presionar, mostrarle soluciones, como puede ser asesoramiento profecional, leche artifcial, etc. Porque la vida consta de muchos alimentos y no solo en este caso alimenta la leche, también lo hace el bienestar, un bebé necesita seguridad, tranquilidad y felicidad, en mi opinión estas cosas son igual de importante que el alimento leche.

NO me gustaría ver a más mamas amargadas por no poder (por la razon que sea) dar teta a su bebé. Eso me rompe el corazón, porque ese bebé necesita a su madre feliz, fuerte y llena de vida.

El carrito está vacío.

Abrir chat