Sostenibilidad

Maternidad sostenible de 0 a 4 meses

Una de las cosas que rodea la maternidad es el gasto económico tan grande que hay que hacer. Y como todos sabemos prácticamente siempre un gasto económico está íntimamente ligado a cosas materiales y por lo tanto a generar residuos.

Básicamente porque compras muchas cosas y pasado un tiempo ya no son nada necesarias y se convierten en basura si no te preocupas de asegurar que su vida siga con otras personas que les den uso.

Por eso yo, desde el embarazo siempre he estado mirando y repensando cada cosa que compraba o incluso que cogía de segunda mano. Por varios factores:

  1. Mi casa es pequeña y creo que es muy necesario estar cómodo y tener espacio para sentirnos a gusto en nuestro hogar.
  2. Porque no quería tener la responsabilidad tras su uso de gestionar su posterior vida (ya que para eso se necesita tiempo y siendo realista es algo que a mi no me sobra nunca), bueno como a casi todo el mundo.
  3. Creo en una educación sin excesos y abundancia y sí, mi niño tiene meses pero creo que todo es energía y que de alguna forma u otra él lo capta.

Pero también sé lo que se siente ¿que es verdaderamente necesario? Pues esta es una pregunta que no se puede contestar con una regla, porque cada familia tiene sus preferencias y necesidades distintas, pero yo con este post quiero compartir cual ha sido mi experiencia y con la esperanza de que te pueda ayudar.

Mi consejo es que siempre tires a menos, si dudas déjalo, luego el tiempo te dirá si lo necesitas o no, siempre estarás a tiempo de incluirlo.

Quiero aclarar que cosas obvias como la ropita no las voy a incluir ya que creo que se sobreentiende que no vamos a dejar a nuestro niño desnudo.

¡Bueno comenzamos con la lista!

Copas o conchas recolectoras Medela y discos de lactancia:

La sobre producción de leche en los primeros meses es de lo más normal. Yo empecé usando los discos de lactancia pero era tanta que opte por invertir en las copas recolectoras. Y luego depende del momento y lugar usaba los discos o las copas. En mi caso si fueron un imprescindibles pero cada mamá es diferente.

Pañuelo o mochila de porteo:

Me encanta portear a mi peque. Pero más allá de eso siento que para él es muy beneficioso y por otro lado en las primeras semanas nos salvó muchas noches de no pegar ojo. Ya que gracias al pañuelo se dormía. Al principio solo quiere tener a sus padres muy muy cerca, sentirlo, oir su corazón y también sentir la sensación de balanceo que tenia en la barriga.

Nosotros tenemos de los dos (pañuelo y mochila), nos vino bien tener de los dos tipos pero quizás algo imprescindible tener de los dos no es. Eso sí tienes que asegurarte que el que elijas sea válido para el peso de tu peque. La mochila es prestada y el pañuelo lo compramos en Amarycrianza, les dejo enlace aquí por si quieren mirar todos los modelos que tienen, lo mejor es que tienen un asesoramiento muy muy bueno y te hacen seguimiento para asegurarse que en todo momento lo estás utilizando bien. Tienen tanto tienda online como física.

Carrito:

Me encanta portear pero reconozco que a veces agradezco tener carrito. Simplemente porque son muchas horas o porque tienes que cargar muchas cosas. Aunque siempre en la cesta del carrito va la mochila de porteo. Nosotros lo compramos de segundamano y estamos encantados con el. Quizás mi consejo es que cojan uno que valga desde el nacimiento, nosotros teníamos capazo pero con las características de nuestro carrito no era necesario tenerlo. También hay carritos dos en uno, es decir, que el capazo y el carrtio son la misma pieza se coloca de una forma u otra dependiendo de como lo quieras usar, esta opción me encanta puesto que ahorras espacio.

Sobre si vale la pena capazo o no. Nosotros lo usamos bastante para que hiciera la siestas del día en el. Al tener varios (porque los heredamos) lo que hacíamos es que en casa teníamos uno fijo y en el coche otro. Así la logística en salidas se hacía más llevadera. El capazo lo dejamos de usar justo a los 4 meses que ya el peque no cabía jeje.

Hamaca-balancín: 

Para mi si fué un imprescindible y te cuento porque. Los niños se cansan de estar siempre de la misma forma y en el mismo sitio. ¡Lógico! hasta yo me cansaría jeje. La hamaquita me ayudaba a hacer la rutina. Al despertar un ratito disfrutando en la cama, nos levantamos y vamos a la mantita de juegos, de ahi a dormir la primera siesta en capazo, luego un ratito hamaquita, otra vez siesta y otra vez mantita. Entre unos y otros algo de brazos o tumbado en el sillón. La ventaja que el ratito de hamaquita me lo podía llevar a la cocina, a la tienda, al baño.. si así nos duchamos las mamas cuando no está el papá.

Mantita de suelo o gimnasio:

En esta etapa es el juego que más partido le ha sacado. Y junto con la rutina que les comenté pues nos ha ayudado a que el niño es´té entretenido. A veces de forma alternada colgaba algunos complementos como son cintas de colores, así no era siempre igual y los colores pues le chiflan.

Cuna:

Puede parecer obvio como la ropita pero no, porque hay más opciones como es hacer colecho. Nosotros hicimos colecho en cama las primeras tres semanas (al principio tenía miedo a escacharlo pero hubo que deshacerse de él puesto que el peque solo quería dormir así), o te adaptas o no duermes jajaja. Luego como al mes y medio ya noté que estaba preparado para dormir en la minicuna colecho (pegada a la cama). Nosotros teníamos una mini porque nos la dejaron pero  algo necesario necesario no es. Justo a los 4 meses la hemos quitado para poner la cuna grande (una de las normales de toda la vida) la hemos instalado también de colecho quitando una de las barandas y atándola a la cama bien y el resultado ha sido magnífico. La minicuna está guai y nos ha sido muy útil por ejemplo para las veces que hemos estado durmiendo fuera de casa que nos la hemos llevado, pero de resto no le veo mucha mas ventaja.

Y bueno una cuna en sí si lo veo imprescindible, me encanta dormir con mi niño pero mi espalda agradece tener algo más de espacio. De esta forma sigo durmiendo a su lado pero los tres estamos más cómodos.

Luz quita miedos:

Nos fue muy útil para no tener que encender la luz grande y despertarlo aún más en las tomas de noche. El nuestro tiene música y proyecta estrellas en el techo. Pero la función que más no ha sido útil es la de luz tenue.

Pañales de tela:

Estamos encantados con los pañales de tela. Cierto es que no teníamos muchos al principio ya que solo había comprado unos pocos para probar y luego decidir en cuales invertir pero nos pilló el estado de alarma. Pero desde que ya pudimos ampliar número estamos pañaleando 100% y estamos muy contentos. Estoy inmensamente feliz de no generar residuos y de que mi niño no tenga químicos ni plástico en contacto con su piel. Si esta tema te interesa acabo de crear un grupo de Facebook, Pañales de tela Canarias Nature. En este grupo iré compartiendo información de valor y también tendrás acceso con prioridad cuando lleguen los pañales a la tienda ¡ya están de camino. Les dejo por aquí el enlace al grupo.

Toallitas de tela: 

Limpiar a nuestro bebé con los menos tóxicos posibles es principal. Por eso nosotros siempre que podemos usamos las toallitas de tela con agua. Ahora mismo en las salidas estamos usando de las desechables (marca Pingo) éstas son libres de tóxicos pero en cuanto pueda usaremos también las de tela. Estoy dándole vuelta a un par de cosas y me lanzaré.

Muselinas:

Las muselinas de tejidos naturales son lo más, sirven para un montón de cosas y en mi opinión se usan para muchas etapas de la crianza. Yo las compré de 120×120 y creo que fue un acierto total ya que son mas versátiles, si las quiero un tamaño más pequeño simplemente las doblo. Yo las he usado sobretodo como mantita y arrullo. Cuando le doy el pecho y noto como que tiene sueño se la paso por encima y mano de santo ¡se queda frito!. Las mías las compre en Mitala, una tienda online local que tiene cosas preciosas. Les dejo enlace por aquí por si quieren bichear un poco.

Mochila bolso bebé:

Nuestro típico bolso de bebé es una mochila. Es comodísima y para portear es lo más. Esta mochila fue comprada por internet (no encontré ninguna tienda que la tuviera aquí). No somos de llevar mil cosas cuando salimos pero hay unos mínimos, como son pañales, una ropita de cambio, el cambiador…

Cambiador portátil: 

Con esto dudé mucho, pero lo he usado un montón y después de este tiempo si que lo veo imprescindible. Si eres de que un niño no te para y quieres seguir saliendo a la calle aunque sea a otro ritmo para cambiarlo por ahí y aislarlo de superficies que no sabes que tan limpias están o proteger otras como los sillones del coche está muy bien. El nuestro es de la marca pop in y lo compre en Mitala junto con las muselinas.

Silla para el coche: 

Optamos por comprar una silla con sistema isofix y que gira 360º para su uso desde el nacimiento hasta los 105 cm o 18,5 kg. Estamos encantados. Es muy cómoda y siento que el niño va seguro. Aquí solo tengo una recomendación y es que la compres en un sitio donde te asesoren bien, no solo cual comprar sino que te enseñen a instalarla, a colocar al bebé y donde puedas llamar o contactar si tiene alguna duda.

Nosotros la compramos en Bebé seguro. Alicia (su dueña) nos asesoró muy bien y ha estado al otro lado del teléfono para cada duda. Solo te digo que el día que salimos del hospital si no es por ella no se que hubiera pasado jeje.

Y creo que hasta aquí, han salido 14 impresindibles. Espero que les ayude. Si me lees y tu tienes algún otro ¡estaré encantada de leerte!.

El carrito está vacío.