Moda Sostenible

Guía para comenzar a caminar hacia un armario más sostenible

Hace muy poco publiqué en IGTV un vídeo donde explicaba todo lo que en estos primeros seis meses del año he hecho para conseguir mi reto de 2019: tener un armario más sostenible.
 
Algunas personas me hicieron llegar su interés en el tema pero que estaban un poco perdidas en como abordarlo. Y las entiendo perfectamente, por eso he decido elaborar esta guía para que en una sola publicación tengan de forma resumida (tanto como me sea posible) los pasos que yo recomiendo seguir para conseguir caminar hacia un armario sostenible.
 
Siempre me refiero a “caminar hacia” porque este es un proceso que lleva tiempo, no se puede ni se debe hacer un cambio drástico. Y es que tenemos que tener muy claro cuales son nuestros motivos para no confundirnos y establecer un camino claro. Los míos y probablemente los tuyos son los siguientes:
 
Por el planeta: la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta, por lo que si reducimos nuestro consumo de moda y a la vez lo que compremos ya está fabricado o se hace de forma responsable y con materiales naturales conseguimos ayudar a la conservación del medio.
 
Por el derecho al trabajo digno de todas las personas: la moda da mucho trabajo si, pero una clase de trabajo que no quisieras para ti ni para nadie que tú quieras, podemos hablar claramente de trabajo precario, no hay sueldos, horarios dignos ni seguridad, etc.
 
Por nuestra salud: prácticamente el 90% de tu ropa es plástico. Por lo que ponemos en contacto con nuestra piel (el órgano más grande de nuestro cuerpo) prendas que tienen compuestos tóxicos y que a la larga puede traernos muchos problemas de salud.
 
Por los océanos: este motivo podría ser abarcado por el primero pero creo que merece una mención a parte. Cada vez que lavamos nuestra ropa se desprenden de ella microplásticos, estos llegan a mares y ríos, los peces se los comen, unos mueren y otros al comerlos nosotros terminamos comiendo esos microplásticos (aunque he descubierto una forma de solucionar esto, espero poder contárselo muy pronto) no podemos olvidar que en la fase de fabricación de prendas de “moda rápida” se generan residuos muy tóxicos que van a parar a los ríos y mares.
 
Por conocernos: tantas modas, micro colecciones, etc. al final terminamos desconectados de nosotros mismos. Usamos la ropa como si fuera desechable, algo de usar y tirar cuando su vida es mucho más larga. ¿Qué mejor que saber que te gusta, como te gusta y lucirlo con una gran sonrisa por mucho mucho tiempo?

Es muy importante que sepas que el concepto sostenible es muy amplio puede abarcar muchas cosas y niveles. En esta guía he intentado abarcarlas todas, ya que cuando se empieza (por propia experiencia) es mucho más fácil.


Con esto te quiero decir que hay puntos que son más sostenibles que otros pero que todos son válidos porque todos harán que tu consumo de moda sea más coherente que en la actualidad.
 

Teniendo claro esto, te presento la:

 
1. SELECCIONA Y ORDENA TU ARMARIO
 
La mayoría de nosotras tenemos muchísima ropa, tanta que a veces no sabemos ni lo que tenemos dentro de nuestro armario.

Por eso lo primero es pasar una buena auditoria a nuestro armario. Para ello sacamos toda nuestra ropa la iremos clasificando:


Ropa que está rota y no admite reparación o manchada: esta la destinaremos a hacer manualidades, trapos para limpiar, otros y como último remedio al contenedor del reciclaje.


Ropa que te gusta, te sirve pero le falta un botón, tiene un descocido o que con una pequeña modificación te gustaría mas: en el punto 2 llegará el momento de gestionarla.


Ropa que ya no te sirve o no te gusta: esta la venderemos, la donaremos o la guardamos para el punto 10.


Ropa que te gusta, te sirve y está en buen estado: la dejamos en nuestro armario, lo ordenamos de tal manera que se visualice todo bien.


Si quieres saber en detalle como lo hice yo puedes leer esta post “Iniciandome en el Armario Cápsula” donde te conté las 5 pautas que yo seguí para seleccionar y ordenar mi armario. 
 
Te aconsejo que antes de pasar al siguiente punto hagas este, tómate tu tiempo, hazlo con calma y con honestidad.
 
2. REPARA O MODIFICA
 
Es el turno de ese montoncillo de ropa que te gusta y le ves mucho potencial pero que o le falta un botón, o tiene un descocido, o simplemente si fuera más corto o con algo aquí y allá te gustaría mas. 

¡Hazlo! busca el tiempo a ratitos y repara y modifica aquellas prendas que ya tienes en tu armario y que puedes seguir sacándole mucho partido.
 
3. INFÓRMATE Y FÓRMATE
 
Ya has dado el primer paso y eso es muchísimo pero ahora falta coger impulso.
 
Eres consiente que tu forma de consumo de moda hasta la fecha no es la más correcta ni para ti ni para el planeta pero te falta tener datos concretos en la cabeza y eso hace que dudes y no termines de interiorizar este tema. Por eso te recomiendo varias cosas:
 
Hacer el curso gratuito de Ganzos Salvajes “Como vestir sostenible y no morir en el intento” te puedes apuntar aquí
 
Ver el documental “The true cost” (yo lo ví en Netflix)
 
Hay mucho más material pero con estos dos te aseguro que conseguirás el impulso que necesitas para dar un giro a tu armario y que poco a poco vaya siendo más sostenible.
 
4. CUENTA TU ROPA Y MIRA LAS ETIQUETAS
 
Ya tenemos el armario ordenado, hemos hecho el curso y visto el documental, por lo que estamos muy motivadas para seguir. 
 
Así que es momento de ponerte frente al armario y empezar a contar cuantas camisetas tienes, pantalones, vestidos, etc. de paso hecha un ojo a las etiquetas y lee la composición y el lugar de fabricación. 
 
Te diría que lo anotes, si quieres hazlo pero estoy segura que cuando lleves unas cuentas te harás una idea de donde vienen todas y que una palabra se repetirá muchísimo: poliéster.
 
Si no sabes que significa o que es esta palabra, por favor, búscala porque es una información clave para que tu proceso tenga éxito.

Pero te adelanto que: Poliéster = plástico
 
Por otro lado el ser consiente del numero de prendas de cada tipo de ropa que tienes en tu armario te ayudará a sentir que no necesitas más ropa.
 
5. SÁCALE PARTIDO A TU ROPA
 
Cuando aprendes que una simple camiseta puede tener mil combinaciones y que te la puedes poner para distintos momentos de diferente ambiente tu armario empieza a cambiar. 
 
En internet hay mucha información de este tipo, a mi me gusta sobretodo usar pinterest (pongo en su buscador: 1 prenda varios looks) para buscar opciones. 
 
También sigo dos cuentas en instagram que me dan muchas ideas: @metodo50dc y
@_carolinatoledo
 
Te aconsejo seguir a personas y páginas que te inspiren en este sentido, ellas te ayudan y tu las apoyas por crear contenido de valor y consciente.
 
6. CUIDA TU ROPA

Como tratamos la ropa es determinante en su durabilidad. Cuanto mas la cuidemos más nos va a durar, alargamos su vida y no tendremos que sustituirla en largo tiempo.


Algunos consejos:


– Lávala solo cuando ya sea necesario

– Evita lavar con agua caliente siempre que puedas
– Usa detergente suave y ecológico
– No seques la ropa al sol directo
– No abuses de la plancha
– Repara siempre que puedas

7. BUSCA TIENDAS DE MODA SOSTENIBLE , SEGUNDAMANO Y VINTAGE.
 
Estoy segura que tienes bastante ropa en tu armario y tu también lo sabes porque la has contado, pero no está de más ser previsor y saber donde están esas tiendas donde podrás conseguir alguna prenda que te pueda hacer falta o porque simplemente te apetece comprar algo (porque esta claro que hay que intentar consumir menos pero como dije al principio es un camino lento, en el que hay que tomárselo con calma y no podemos pretender pasar de nada a todo).
 
Tener estas tiendas localizadas te ayudará a no terminar comprando donde siempre, lo que yo hago es mirar primero en éstas y si por lo que sea no encuentro lo que busco valoro si comprarla o no en las típicas cadenas de tiendas.
 
Para localizarlas a mi me ha ayudado las redes sociales, google maps y la web de Slow Fashion Next 

También ir a los eventos de artesanía y comercio local ayuda mucho a conocer a pequeñas marcas de emprendedores locales que trabajan con una filosofía sostenible. En Canarias tenemos bastantes la verdad. Son lo más en creatividad y originales. 

Próximamente haré una publicación donde os diré todo lo que yo hasta ahora conozco en Canarias. 
 
En los últimos años muchas tiendas de “moda rápida” han sacado líneas “más sostenibles”. Hechas de algodón orgánico. Hasta ahora garantizan el material pero que yo haya visto no las condiciones de trabajo de las personas que hacen la ropa. Aunque no es la mejor opción, es una opción. 
 
Por si no sabes cuales son te las nombre aquí: H&M, Mango, C&A, Zara, entre otras.
 
8. NO TE ASUSTES
 
Si ya has buscado tiendas de moda sostenible habrás visto los precios. No voy a decir que son caros, sino que son justos pero la realidad es que probablemente no nos podemos permitir comprar tanta cantidad de ropa como hasta ahora. 
 
Y así es, este camino no solo conlleva el rentabilizar lo que ya tienes, cambio de materiales sino también cambio de mentalidades y es que menos es más y con una sola prenda puedes crear infinidad de looks por lo que si aprendemos esto, nuestro bolsillo no se resentirá. 
 
Al contrario, ganaremos en salud y bienestar puesto que son prendas de alta calidad, hechas con materiales saludables y confeccionadas por manos felices. 

Por otro lado, podemos acceder a prendas sostenibles más económicas comprando ropa de segundamano o vintage. 


El simple hecho de estar ya fabricadas (donde se han gastado ya unos recursos como agua, energía, trabajo, etc) las hacen más sostenible que aquellas prendas de nueva fabricación al menos de este tipo (moda rápida), ya que estaríamos enviando un mensaje de demanda, por lo que se seguirán fabricando más.
9. PRACTICA
 
Visita esas tiendas de moda sostenible, segundamano y vintage que has localizado. No esperes a que te haga falta algo. Compra algo que te guste y que sepas que le vas a sacar partido. 

Observate y mira como te sientes. Es importante practicar y familiarizarnos con esta forma de consumo. 
 
10. INTERCAMBIA
 
Habla con tus amigas y proponles una quedada para intercambiar ropa. Al final todas tenemos prendas en el armario que están nuevas pero que ya no nos ponemos por lo que sea, pero quien sabe a lo mejor alguna amiga tuya si que le encanta y le puede dar una segunda vida y quizás ella tiene algo que a ti te encante y que ella ya esté un poco cansada. 
 
Localiza una asociación o ONG donde puedan entregar la ropa que una vez ojeada no consiga ser colocada en algún armario de las que han ido a la reunión.
 
Con esto te garantizas un rato súper agradable con tus amigas, risas, conversación y a lo mejor te vas con una prenda a casa la mar de bonita y versátil a coste cero. 

Otra ventaja es que te anima a despejar tu armario para dar más visibilidad a las otras prendas que si que van contigo, pero dándole otra oportunidad a las que no.
Creo que tendrás para empezar ¿verdad?

Sí, sé que parece mucho información. Pero te aseguro que una vez que empiezas se hace todo mucho más agradable. 


Mi consejo, tómalo con calma, ten paciencia contigo misma y celebra cada pasito.


Dar las gracias a Andrea de Estudio Cápsula (tienda de ropa Vintage en Santa Cruz de Tenerife) por su paciencia, por contarme su proceso y ayudarme a darle forma a esta guía.


Y por último, decirte que estés muy atenta de las próximas publicaciones porque se avecinan sorpresas. 

El carrito está vacío.