Sostenibilidad

¿Embarazo y maternidad sostenible?

¡Hola! hoy vengo con algo diferente que les prometí por las redes sociales, pero que hasta ahora lo estaba posponiendo ya que cada vez que me sentaba a escribir este post sentía que aún me quedaban muchas cosas por vivir y aprender para contarles y por eso al final no fluían las palabras.

Pero el otro día comprendí que en este camino nunca voy a dejar de aprender cosas y por lo tanto nunca lo escribiría.

Por eso les voy a hacer un resumen de lo que hasta ahora he aprendido y al final como lo hice, en el transcurso de mi embarazo y lo que ronda en mi cabeza de como enfocar mi maternidad sin dejar de lado la sostenibilidad. 

Ya solo queda un mes para que se cumpla la fecha prevista. ¿en que momento pasaron estos 8 meses? pues entre investigación e investigación, pregunta y pregunta y leer y leer, así de claro. Porque a mi eso de que dicen tranquilaaa eso el instinto lo saca todo. Pues yo creo que no. Que hay que informarse y que en la información está el poder. No digo que una decisión sea mejor que otra solo digo que cuando tenemos toda la información estamos eligiendo conscientemente.

Desde el día uno que me enteré que estaba embarazada tenía claro que quería que fuera un embarazo lo más sostenible posible. Y quizás te preguntas ¿pero hay embarazos no sostenibles? Pues yo creo que si. Durante los meses de embarazo nuestro cuerpo cambia y vamos necesitando ropa nueva, hay que ir preparando las cositas del bebé, cambiador, cuna, ropita, etc… y ahí es donde entra de lleno la sostenibilidad.

Antes de empezar aclarar que mi intensión con este post es simplemente contar mi experiencia por si alguien que pueda estar interesado en vivir su embarazo y maternidad de una forma más sostenible pueda sacar ideas de aquí.

¿Que hice yo para que mi embarazo fuera lo más sostenible posible?

ROPA PREMAMÁ:

Compré ropa de premamá de segundamano, al principio pensaba que solo iba a necesitar pantalones y que con un par de camisetas oversize que tenia por casa ya podría escapar ¡Error!. Cierto que lo primero que necesite fueron pantalones. Los compré en segundamano a través de la aplicación Mercaplace de Facebook. Pagué 40 euros por tres vaqueros y unos leggins. Al principio pensé que eran hasta muchos pero no… me ha venido muy bien tenerlos todos, no se porque pero se me ensuciaban antes que los normales. Luego me empecé a sentir incómoda con mis camisetas y esas que tenía en casa oversize no eran suficientes así que en el mismo sitio (Mercaplace) compre un lote de camisetas, pantalones y pijamas premamá por 20 euros. Con esto me he quedado más que surtida para pasar los meses de embarazo en cuestión de ropa.

Pero también os digo que compré 3 vestidos de punto en Inditex, un suéter y 3 sujetadores de lactancia. Los vestidos no son de premamá y tengo esperanza que los pueda seguir usando a posteriori, el suéter si lo es pero también creo que lo puedo seguir usando y los sujetadores pues en segundamano es un rollo y es algo imprescindible. Lo ´que hice cuando me dejaron de servir los míos es comprarlos directamente de lactancia para ahorrar ahí en medio una compra.

Haciendo balance en tema ropa creo que lo conseguí hacer bastante bien. Logré un equilibrio entre sentirme cómoda y bien sin comprar demasiada ropa nueva.

HABITACIÓN DEL BEBÉ: 

Lo primero que empezamos a preparar fue la habitación donde pondríamos sus cosas (porque dormir va a dormir con nosotros). Al peque le ha tocada lo habitación mas pequeña de la casa (la de invitados) y nuestra casa en general no es muy grande. Esta habitación estaba equipada con una cama y un semanario. Necesitábamos crear más espacio de almacenamiento.

Desde el primer momento me horrorizó tener que comprar más muebles porque sentía que iba a quedar todo abarrotado y por otro lado que muchas cosas luego se usan un tiempo. También quería quitar cosas de la sala para dejarle su espacio. Un sitio donde pueda estar en el suelo tranquilo, experimentando, etc. Así que por un lado tenía unas estanterías que tenía que quitar de la sala y por otro un cuarto sin armario. ¡Y lo conseguí! Conseguí que esos muebles que me sobraran en la sala me quedaran perfectos en la habitación del peque como armario. Dejándome espacio para el resto de cosas que había que poner y despejando la sala.

El cambiador fue un dilema. Por mi hubiera prescindido de él y lo cambiaba en la cama directamente (quizás lo acabe haciendo jeje). Pero por problemas de espalda de mi marido concluimos que necesitábamos un mueble un poco mas alto que la cama. Al principio nos iban a prestar el mueble cambiador de madera que trae también la bañera dentro. Pero me pasó un poco lo mismo que antes, en nuestro dormitorio había dos semanarios de los cuales uno al menos sobraba para que nos cupiera bien la cuna. Así que ese semanario lo utilizaremos de cambiador, que además nos da espacio de almacenamiento extra (que nunca viene mal), la colchonetita que va encima nos la han prestado y hemos comprado la bañera de ikea (muy económica) que posteriormente cuando y ya no la usaremos para tender la ropa (que no nos viene mal).

La decoración la he hecho yo prácticamente, compré tela en una mercería local con la cual hice unos cojines y unas letras. Excepto una guirnalda de bolsas coloridas que las compré por Internet. También usamos algunas cosas que ya teníamos en casa como por ejemplo un vinilo que lo convertimos en perchero.

La conclusión es que conseguimos armar la habitación del peque sin comprar un sólo mueble nuevo y eso me hace inmensamente feliz. 

COSAS PARA EL BEBÉ:

El carro lo compramos por 35 euros en segudamano. Teníamos dos de nuestros sobrinos pero yo quería unas características determinadas para poder usarlo desde recién nacido y no usar Maxicosi (ya que no se recomienda usarlo más de dos horas seguidas). Les diré´ que está prácticamente nuevo y es muy funcional.

La minicuna, la cuna, sus accesorios y la mochila de porteo ergonómica son prestados. ¡También la ropita es heredada!.

¿Qué compramos nuevo?

  • La sillita del coche: Este tema es delicado comprarlo de segundamano a no ser que conozcas a la persona y tengas confianza. En un principio me lo planteé pero luego me di cuenta que en tema seguridad mejor no jugar. Así que la sillita si es nueva.
  • La mochila: nos habían dejado un bolso pero como queremos portear tipo mochila nos viene mejor (no encontré en segudamano).
  • Pañales de tela: tenemos intensión de usar y hemos comprado algunas cosas para ir probando cuando el peque llegue.
  • Algunos accesorios como cambiador portatil, collar de lactancia…
  • La bañera, que como ya  les dije la compramos en Ikea y que ya tenemos pensado su nuevo uso cuando deje de utilizarla.

Lo que hemos intentado es comprar siempre en tiendas locales, aunque he de decirles que la mochila vino de China (aliexpress), aquí no la conseguí.

Entre las tiendas que elegí para mis compras están Amarycrianza, Mitala y Bebé Seguro.

¿Dónde no hemos escatimado? ¡Pues en salud!.

Desde que me enteré que estaba embarazada a parte de ir al ginecólogo lo que hice fue ponerme en contacto con mi nutricionista para que me ayudara con el tema de la alimentación. 

En estos meses he estado asistiendo a clases de preparación física para mamas en el centro D10 de El Médano.

También me he estado costeando un seguro privado para poder consultar todos los especialistas que necesitara sin problema alguno.

Hemos ido a una fisioterapeuta especialista en suelo pélvico  para aprender a hacer el masaje perineal (muy importante para el momento del parto).

Todos los aceites y cremas que he usado para cuidarme son naturales y de altísimo calidad de la marca Dr. Hauschka.

Hemos contactado con Laura (matrona) especialista en la preparación de Hipnoparto para formarnos. Si quieres más info busca en instagram Tus10Lunas.

Con respecto a la maternidad les puedo hablar de mi intensión de usar pañales de tela. Para ello llevo meses leyendo, intentando aprender todo lo que puedo, es un mundo muy grande y variado.

Lo que hemos hecho es comprar algunas cosas, como gasas, cobertores, un pañal rellenable para empezar a probar cuando el peque llegue. Luego dependiendo como nos veamos compraremos más de lo mismo o cambiamos de sistema o estrategia. Cuando ya tenga mis experiencias si quieren les haré un post con todo detalle de este tema.

También tengo intensión de dar el pecho. Pero como sé que puede haber dificultades tengo a mano el número de una asesora de lactancia que se desplaza a tu casa si lo necesitas.

Y evidente, darles un gran reconocimiento a mis amigas Lucía y Carmen por estar ahí para todas mis dudas bobas y no tan bobas (que han sido madres hace poco y está claro que como la experiencia no hay nada) y eso es clave para poder saber que es imprescindible y que no y poder ser más sostenible.

A mi matrona que es un encanto, que no puede tener más paciencia y te lo explica todo muy muy bien (he tenido una suerte inmensa).

Y a toda la familia que nos han apoyado en cada decisión por loca que parezca.

Conclusión: intenta solo comprar o incluso aceptar de segundamano lo justo y necesario. Hay montón de cosas que te hacen creer que son imprescindibles y lo más seguro es que no. Un bebé no necesita tantas cosas, es darle al coco y ponernos en situación. Por otro lado, las cosas que si necesitas si o si las puedes conseguir la mayoría de segundamano, piensa que suelen ser cosas que se usan en un corto periodo de tiempo y suelen quedar nuevísimas. Con esto estarás ahorrando dinero para gastarlo donde de verdad es necesario (salud) y evidente ayudas al medio ambiente dejando de generar posibles residuos y dándole segunda vida a las cosas. Apóyate en personas positivas y que tengan la misma filosofía que tú.

Espero que mi experiencia les pueda servir de algo.

El carrito está vacío.